Preguntas Frecuentes

P¿A qué edad debe mi hijo acudir al ortodoncista?
R

Se recomienda una revisión de ortodoncia con el especialista a la edad de 6 – 7 años ya que ciertos problemas de ortodoncia precisan de una detección precoz para poder tomar acciones correctivas en el momento adecuado y facilitar a los maxilares la oportunidad de desarrollarse equilibradamente si fuese necesario.

P¿Qué es una endodoncia?
R

Es la eliminación del tejido pulpar (nervio) inflamado o infectado del interior de la cámara pulpar y de los conductos radiculares, rellenando éstos de forma hermética con un material de sellado sólido que evite futuras complicaciones y permita conservar el diente manteniendo su función. Si no se realiza el tratamiento de endodoncia a tiempo puede producir un dolor muy intenso e incluso una infección severa de los tejidos blandos produciendo abscesos (flemón) y fístulas.

PMi hijo se rompió el diente, ¿qué debo hacer?
R

– Lavar la zona con agua.
– Intentar ver si hay movilidad en algún diente.
– En caso de perdida total del diente, búsquelo.

– El reimplante de dientes de leche no es considerado como alternativa de tratamiento Por lo tanto, no reimplantamos dientes de leche.
– En dientes permanentes el reimplante puede ser realizado tomando las siguientes medidas: el reimplante debe ser inmediato, o permanencia fuera de la boca de hasta 30 minutos. El mejor medio de mantener el diente es en leche. También se puede utilizar la propia saliva, suero fisiológico y agua destilada.
– En caso que el niño tenga dolor, darle el analgésico que esté habituado a tomar.
– Si hay sangrado intenso, colocar gasa y taponar (sujetar sobre el local) para pararlo.
– No dejar que el niño haga enjuagues, escupa o se ponga las manos en la boca.
– En casos de choque sobre labio o mentón, poner hielo envuelto en una toalla para evitar quemaduras en la piel. Si es posible, proteger la piel con alguna crema.
Es muy importante que en el primer contacto con el profesional, se informe de los detalles de la caída.

– Ir de urgencias al odontopediatra. La intervención precisa e inmediata puede salvar el diente.